Saturday, November 01, 2014

Smiley (2012)

La gente que frecuentaba estos chats gustaba tanto, pero tanto del anonimato, que no tenían ni que escribir sus nombres ni reales ni inventados. Lo que tú escribías aparecía como ''TU'' y lo que te contestaban aparecía como ''DESCONOCIDO''

Lo único que era real eran los rostros, lo malo es que según la leyenda del ''asesino cara de sabritas'', si escribías, por puro cachondeo: lo hice por diversiónlo hice por diversión,lo hice por diversión, tres veces, llegaba el asesino y te degollaba.

Así le sucedió a Ashley, quien presa de su propia sicosis, sufría pesadillas donde se sentía víctima del asesino, hasta que para librarse de él prefirió auto inmolarse. Y ya nunca supo si realmente esa leyenda mortal era cierta o era una broma pesada de sus ''amigos''.