Friday, November 07, 2014

Sleeping beauty (1987)

En una de las largas ausencias del rey, mientras la reina lloraba desconsolada por no tener un hijo, se le acerca un enano que yo creí era Rumpelstitskin, y sin malas intenciones, le propone dejarse impregnar mágicamente con una poción.

Así le dijeron a mi abuela y tuvo 10 hijos.

La reina, como no sabía por cuanto tiempo más estaría sola y tampoco si al regreso del rey éste llegaría con ganas de verla románticamente, accede.

El gnomo se lleva sus lágrimas en un frasquito, corre a la montaña más alta y toma un poco de nieve pura, en su casa la mezcla con algo de musgo, una rosa blanca y otra roja, sidra de manzana, las lágrimas de la reina y la cola de un conejo.
Ahora nunca sabremos si la poción surtió efecto o fue el deseo del rey, pues justo cuando la reina estaba a punto de beberla, llega el rey, beben juntos y se van a acostar.

Justo al año nace una linda niña a la que llaman Rosa Espinoza y ahora el problema va a ser elegir a quien invitar, pues cada una de las hadas deberá en obsequio, darle una virtud.

Y el día de la fiesta van desfilando y ofreciendo gracia, belleza, poesía, sabiduría, salud, riqueza, bienestar y antes de que la séptima diga su virtud, se les aparece el hada Roja, a la que nadie había invitado. Sumamente molesta maldice a la princesa diciendo que al cumplir los 16 años, se pinchará el dedo con una rueca y morirá.

El hada Blanca, que era la que había llegado tarde y aún no daba su regalo, no pudiendo hacer más, decretó que en lugar de morir dormiría 100 años y despertaría al recibir su primer beso de amor. Y aquí fue donde no entendí. ¿Dormiría 100 años y despertaría al cumplir 116? o ¿Dormiría 100 años más los que se tardara en llegar el príncipe a besarla?

Como sea, el caso es que las canciones están del nabo y son lo único que malefica esta película. 

Para alargarla, agregan eso de que como no había ruecas, la gente no podía vestir prendas nuevas y durante los 16 años que la princesa pasó en el castillo con sus papá Y NO EN EL BOSQUE ESCONDIDA bajo el cuidado de las tres haditas, todos andaban harapientos. 

No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla, y justo la noche de su cumpleaños número 16, totalmente desprotegida, seguramente en la creencia de que no había ruecas en el reino, llega hasta una mazmorra y ahí encuentra a una viejecita hilando mientras canta y se acerca a ver que hace. La viejecita, con una máscara tan horrorosa como las de SOY TU DOBLE de TvAzteca, la hace hilar y pácatelas! que se pica un dedo!

Y con el beso de amor, la rosa se abrió!! Literalmente!