Tuesday, November 11, 2014

Quarantine (2008)

Ahora con todo esto del ebola y sus estragos, nada como una película que nos cuente una situación similar que podría estar más cerca de lo que pensamos.

Que no me guste que existan los refritos porque nunca les he encontrado ningún sentido o justificación, no evita que sigan apareciendo. Por eso y porque soy curioso, es que he visto muchos. Me gusta ver qué fue lo que se le ocurrió al director cambiar o añadir a su versión, o que fue lo que él pensó que mejoraría un producto ya terminado.

Yo se que ninguna comparación es buena, pero el juego de ''encuentre las 10 diferencias'' es muy entretenido.

Para empezar, el estilo de la original, es más apegado al de la Bruja Blair, y ésta se siente como más producida, con tomas más nítidas, lo que le resta naturalidad. No siempre es necesario verlo todo con claridad, sobre todo aquí, que quieren asustarnos.

El resto es similar. El edificio es muy parecido aunque este está en Los Angeles y lo habitan los mismos 13 vecinos.

Uno de ellos es quien llamó al 911 al escuchar gritos provenientes del apartamento 2A, donde vive la Sra Rosa Espinoza, quien aparentemente enrabiada rápidamente muerde a un policía, a uno de los bomberos, a su doncella y hasta al perro!

Lo que toda la gente hacinada en ese breve espacio desconocen, es lo que está pasando afuera, y al llegar hasta allí el Departamento de Salud Pública, pone el edificio entero en cuarentena y ahora ya nadie podrá ni entrar ni salir!! O mejor dicho, todo el que entre ya nunca podrá salir. La cosa es que afuera tampoco anda nada bien, pues Max, el perro de una de estas familias, y que habían llevado a la clínica cuando vieron que podría tener leptospirosis, ya mordió y enrabió a media ciudad y el resto están siendo evacuados hacia el sur, RUMBO A MEXICO !!

Al temor de lo desconocido se agrega la tensión entre ellos, pues unos estiran y otros aflojan, y nomás no se ponen de acuerdo. Al final no dejan claro si es rabia, pues tanto perros como personas se la pasan mordiendo a los demás, o es posesión demoníaca, usted cree? ¿Que ahora eso se trasmite también a mordidas? ¡Dios mío!