Sunday, November 30, 2014

Foodfight! (2012)

Y de una película mal hecha con $10,000 como lo es BIRDEMIC, nos vamos a otra peor, porque en esta se gastaron (agárranse!) $65 millones!!! Y todavía deben estarse lamentando, porque jamás recuperarán ni uno de esos 65 millones...

Una cosa es que haya a quien le gusten los comerciales (como a mí) y que algunos sean tan entretenidos como los de los cacahuates Planter's, en los que reúnen a varias mascotas de marcas conocidas, como las que vemos en la portada del DVD (el pájaro de los pepinos ácidos, twinkie y Charlie el atún); y otra es que traten de hacer una película DE UNA HORA Y MEDIA con dichos personajes.
Y más que la película se trate de que las mascotas de las marcas conocidas no permitan que un supermercado integre productos de marca patito o genéricos, porque eso hace pensar que la película tiene un motivo que va más allá del de divertir a quienes va dirigida, sino que promueve la compra de productos de marca y no de los que llevan la marca de la tienda donde los venden. Que para mí, son los mismos. 
Yo digo que todos los productos se elaboran en el mismo lugar pero se les colocan etiquetas diferentes, de acuerdo al lugar a donde vayan a ser vendidos, pero en fin, cada quien su presupuesto y como lo administra.

El caso es que aquí nadie le ha prestado atención a esos detalles, porque para lo que les costó, la animación se ve bastante burda y la trama es bastante sospechosa y alburera, por lo que muchos creen que ni siquiera debería ser vista por niños menores de 21 años.

El perro detective, cuya imagen no corresponde a ninguna marca de alimentos, sino a una historieta policial de prevención del crimen, está enamorado de una gata y se la secuestran. Entonces, cuando cierran el super, todos los personajes de los alimentos cobran vida, y es cuando aunado a lo del secuestro y la búsqueda, las marcas conocidas tratan de impedir el ingreso de las marcas ''X''. Todo eso con una animación horrorosa.

Hasta Don Máximo (conocido ahora como Maestro Limpio) andaba acá, con la mujer del jarabe de los hotcakes, y aquí es donde yo tengo una pregunta. Porque los responsables de este bodrio alegan que nunca recibieron ni un cinco de parte de los patrocinadores por haber utilizado sus marcas, y entonces porqué sí utilizaron unas y otras no? Porque esa es otra cosa, a las marcas que no son representadas, les pusieron personajes ficticios parecidos, tipo parodia. Si no hubo intercambio monetario, porqué no poner al conde Chócula de los cereales y a Chiquita Banana? ¿Qué es eso de Lola Frutola? ¡Rayos!