Sunday, October 19, 2014

Unhung hero (2014)

Dice Elizabeth Cervantes que cuando se tiene cáncer hay que aceptarlo, porqué no hacer lo mismo cuando se tiene un pene pequeño? 

Debe ser porque según cierto sexólogo, a todo mundo le gustan los penes grandes, entre más grande mejor:
A las mujeres porque ellas son las que los disfrutan y a los hombres porque con ellos hacen disfrutar a las mujeres o a otros hombres (según se de el caso). Esto echa a tierra el argumento ese con que se consuelan algunos y que dice ''no importa el tamaño, sino como se utiliza''.

Después de MY PENIS AND I, aparece este otro documental que trata el mismo tema. 
¿Porqué? ¿Porqué? Se preguntan quienes se sienten poco favorecidos por nuestra amante naturaleza y quienes pueden, porque no debe ser nada barato, tratan de remediarlo.

Todo este rollo nació a raíz de que a Patrick Moote se le ocurrió pedirle matrimonio a su novia aprovechando la pantalla hipersupermegagigante del estadio de futbol a medio juego y para su sorpresa, ella en lugar de aceptar, corrió desaforada hacia la calle gritando con horror!!
El quedó choquiado y rápidamente subió el video a YouTube, donde en 4 días superó los 10 millones de visitas. Como muchas personas le preguntaban la razón del rechazo, y su ex novia le había dicho que era por tenerla chiquita (lo que es relativo, considerando que ella podía hasta este momento haberse topado con puros miembros más grandes del promedio- él alega tampoco haber comparado jamás su miembro con el de nadie más- sí Chucha), y se le ocurrió hacer este documental para echar más luz en un tópico perdido en la oscuridad de la verguenza.

Y fue a preguntarle a sus padres a ver si era hereditario, a un urólogo, a gente de tiendas donde venden accesorios sexuales, a Ron Jeremy, a sexólogos, antropólogos, es más, hasta Annie Sprinkle le dijo que a la madre naturaleza había que convertirla en nuestra amante naturaleza y allá van los dos al suelo a revolcarse en el pasto gimiendo. Total, que el muchacho terminó comprándose una pompa de vacío, unas pastillas X-tenze y no sé que más para ver si su condición cambiaba.
Según él, el resultado fue milimétrico y se quejó con quienes le habían recomendado los tratamientos, pues la bomba a la larga le destruiría su tejido adiposo irreversiblemente (que prefieres, pene pequeño o no pene?), las pastillas lo que hacen es lo mismo que hacen las de viagra y los ejercicios de alargamiento tampoco funcionan porque el pene no es un músculo que al ejercitarse crezca como los bíceps. 

Como en su país no encontró el remedio, se fue a Korea, donde pudo haber sido feliz, pues según estudios científicos, ese es el lugar en el mundo donde el hombre tiene en promedio, el pene más pequeño. Aquí el tratamiento era colgarle del miembro algo pesado y dejar que la madre fuerza de gravedad hiciera su trabajo. De ahí se fue a Africa donde lo atendió un brujo, mientras en Nueva Guinea trataron de inyectarle algo pero no se dejó. De regreso en Korea un cirujano plástico le mostró resultados con un paciente que cómo la tendría antes que ahora después de la operación todavía era más pequeña que la de Patrick!! Nadamás que eso sí, más gruesa porque le habían injertado tejido de su abdomen.

Yo creo que él está prestando demasiada atención a algo que no la tiene, porque feo no es, y según él, su pene no es más pequeño que ninguno de sus dedos, y hablando de dedos, TAMBIEN TIENE LENGUA!! ¿Qué más quiere?

Al final, la solución no estaba en tener un pene más grande, sino encontrarse a una mujer que no fuera golosa!