Sunday, October 26, 2014

The book of life (2014)

Cuando ví los cortos de esta película, me pareció como muy abigarrada y con demasiados colores. Aunque no me gustaron del todo los monos empinochados (parecen marionetas de madera) me gustaba la idea y como la avalaba Guillermo del Toro, la puse en mi lista.
Como se me fueron pasando otras que quería ver porque en el cine de mi barrio nunca las pasaron en 3D y deseaba celebrar mi cumpleaños en el cine, al final ya no me quedó otra que verla. Nos tocó la función de las 8:40 pm y la salita, que acomoda alrededor de 100 personas, se llenó de familias.

Nos pasaron los rollos de ANITA LA HUERFANITA (que ahora es negra), UNA NOCHE EN EL MUSEO, BOB ESPONJA, LOS PINGUINOS DE MADAGASCAR y la de BIG HERO 6.

La historia se las cuenta una muchacha a cinco niños que llegan tarde al museo. Les muestra el libro de la vida y una caja de muñecos de madera y ahí los tiene cautivados contándoles de María Posada (me imagino en honor al ilustre grabador mexicano José Guadalupe Posada), Manuel Sánchez y Joaquín Mondragón, quienes desde niños se sentían enamorados de ella. Su padre la envía a Estudiar a España y cuando regresa uno de los muchachos se ha convertido en un torero, aunque su corazón ama la música, y el otro en un militar.
Lo que ellos no saben, es que cuando eran niños, la muerte (en catrina llena de velas) y Xibalba, del más profundo de los inframundos, el de los muertos olvidados, habían hecho una apuesta para ver a quien elegía la bella María, y si se quedaba con Manuel y ganaba ella, nada cambiaría, pero si María elegía a Joaquín y ganaba Xibalba, se intercambiarían y él gobernaría donde habitan los muertos recordados (los que regresan el día 1ro. de noviembre) y ella donde reinaba él.

Total, que él para variar hace trampa y eso desencadena una serie de eventos que afectan a todo el pueblo porque llega el bandido apodado ''el chacal'' a tiempo de que María no le de el sí a Joaquín, mientras Manuel trata a como de lugar de demostrar que el poder del amor es más fuerte y que el valor no se demuestra matando toros en el ruedo, sino luchando por lo que uno ama, aunque ello implique sacrificio.

Aunque poco a poco me fui acostumbrando a los monos, me gustó mucho la historia y me divertí con algunas escenas muy chistosas. La tengo que volver a ver, porque a pesar de que sabía a grandes rasgos quien trabajó en las voces, no reconocí más que las de Eugenio Derbez y Diego Luna y me gustaría poner más atención a ver si reconozco otras, o a ver cómo fue que las cambiaron para que no pudieran ser reconocidas...