Monday, October 06, 2014

Más negro que la noche (2014)

Se ve que la gata negra de la telenovela ha tenido bastante chamba últimamente.

Para empezar, ésta no fue la película más exitosa en la historia del cine mexicano como la anuncian por televisión.
Yo creo que eso es solamente una estratagema para justificar el remake y engañar a más gente, pues si la original no fue lo que dicen, para qué volverla a hacer?

De las casi 20 películas del Sr Carlos Enrique Taboada, yo sólo he visto 7 y de ellas, tres ya se han vuelto a hacer con horrorosos resultados. Las peores son ésta y HASTA EL VIENTO TIENE MIEDO, porque EL LIBRO DE PIEDRA no sufrió tantos cambios en el guión.

Roberto Villarreal dice que no habla de la versión original porque no vale la pena, y es cierto, yo la comenté porque me estaba burlando de lo ridícula que me pareció. Y es que en esos tiempos, las actrices tenían que hacer lo que fuera con tal de agarrar ''tablas'' para poder llegar a ser las ''primeras actrices'' que son hoy, aunque sea porque son las primeras en llegar al foro y las primeras en cobrar...

Esta tampoco es nada extraordinario.
Margarita Sánz hace de la doncella que habla bastante estúpidamente (como René Casados en MI CORAZON ES TUYO) y las muchachas ahora son Greta (Vega), que es quien hereda la mansión y el gato, María, Victoria y Pilar. Greta anda de novia de Pedro, hermano de Pilar, María lleva a la mansión a su hurón, o hamster, o lo que sea, y Pilar seduce a Pedro para acostarse con él. 
Total, que un día aparece muerto el hurón y le echan la culpa al gato.
María se echa al plato al gato y Pilar paga el pato.
La muerta, o sea, la tía 0felia, que de joven no se parecía para nada a Lucía Guilmáin, había descubierto el engaño de quien sería su marido y lo había matado junto con la sirvienta, por eso ahora que su espíritu se apodera del cuerpo de Greta, la historia se repite.

Nada que ver ni planamente ni en 3a dimensión.

Ya del fiestononón en una casa donde el sistema eléctrico falla continuamente y otros ''detallitos'' es mejor no hablar. Prefiero volverle a ver los calzones a Susana Dosamantes.

Llenar el guión de palabras altisonantes no califica para sostener con ello una nueva versión! Otra perjudicada, además de nosotros, fue Sara Manni, pues si bien todos cambiamos al hacernos viejos, no hay que ser! Del rostro suyo al de Lucía Guilmáin hay todo un Halloween de diferencia!