Monday, October 20, 2014

Malaria Ebola: 1 y 2 (2014)

La industria cinematográfica nigeriana, denominada a sí misma ''Nollywood'' (se vale soñar), a pesar de estar aún ''en pañales'', se esfuerza en producir películas que lo mismo predican, que advierten (y divierten, aunque sea inintencionalmente).

Andan un montonón allí en YouTube (usen nollywood y verán qué cantidad aparecen!) y por supuesto que ninguna me interesa, pero por curiosidad me detuve en una que se llama MALARIA EBOLA, tan buena que tiene hasta secuela!

Y bueno, quizás no tenga ni la mejor producción ni las mejores actuaciones, pero en este tiempo en que el virus del ebola ha empezado a diezmar su población, es bueno ver que los africanos quieren dar a conocer lo que está pasando y cómo prevenirlo, subrayando el hecho de que no debe confundirse con la malaria, cuyos síntomas son algo parecidos.

De entrada, la canción de los créditos es muy pegajosa y dice cosas como ''que no te de el ebola, para que no lo pases más adelante, que no te de, porque es muy peligroso, etc''.

Trata de un grupo de empleados del Control de Enfermedades (de Africa, donde ni el gorro ni la camisa ni los pantalones están herméticamente conectados entre sí), quienes con una de esas bombas de flit se la pasan rociando a las personas y su entorno mientras les dicen que no coman conejos que han cazado en el monte, que eviten el contacto con quienes muestren fiebre, vómito o diarrea, etc., todo eso mientras usan guantes de algodón, que seguramente son mejores que los de látex, jajaja!
Al mismo tiempo que advierte de fabricantes de medicinas sin escrúpulos, quienes verán la oportunidad de aprovechar la situación y tratar de hacer su agosto prometiendo vacunas y curas milagrosas donde no las hay.

En lo que sea seria y realmente informe a las personas, a mí me pareció muy chistosa. Y conste que no me estaba burlando de la bomba de flit, que quiero imaginar utilizan para fumigar contra el mosquito anófeles. 

Nota: Hoy se declaró oficialmente a Nigeria, libre de ebola, después de 42 días sin registrarse un sólo caso.