Friday, August 29, 2014

Foeksia de miniheks (2010)

Hasta hoy me vengo a enterar que las brujas ponen huevos.

Porque eso fue lo que se encontró un mago parecido a Merlín en el bosque, y de ahí salió una brujita diminuta a quien llamó Fiucha (sería por no llamarla feucha, porque le habría destruido su autoestima).

El caso es que Fiucha la mini bruja apenas dió unos pasos y ya quería volar trepada en el cepillo de dientes. Como no podía asistir de ese tamaño a la escuela de la Bruja del Pantano, el mago la hizo un poco más grandecita, y quedó del tamaño de una adolescente.

En su primer día de clases les tocó hacer gases de plumas y ese mismo día Fiucha recibió su primer escoba entrenadora. Llegando a casa se puso a hacer aseo y le pasó lo que al aprendiz de FANTASIA porque todo se le salió de control. 
Después, volando sobre el bosque encontró a un muchachito jugando sólo a la pelota y se hizo su amiga. Cuando él se despide, ella descubre que él está emparentado con el hombre que desea destruir el bosque mágico para construir una autopista que ahorre a los conductores 2 minutos y 11 segundos en su trayecto hacia la ciudad. Juntos se las ingeniarán para que los planes del tío no acaben con el habitat de brujas, gnomos, nahuales, alebrijes y demás.

Ojalá que a Fiucha no le pase lo que a Samantha y un día ande queriendo casarse con su amiguito Tommie, porque eso de relacionar a brujas y mortales, no trae nada bueno, y si no pregúntenle a Endora, quien lo vivió en carne propia.