Sunday, July 27, 2014

Morirse en domingo (2006)


Fernando murió. Cuando lo conocí estaba leyendo un libro de García Márquez pero nadie recuerda ese momento. Sólo yo. Esa noche yo había ido a ayudarle a Gerardo a sacar un peinador de casa de Martha y después ni Gerardo ni Fernando recordaron nunca esa ocasión. De lo que siempre platicábamos era de cosas de Linares. Un día, y sólo porque ahí cantaba el Fary, me pidió le consiguiera la película de TORRENTE. Le conseguí tres. En fin. No cabe duda que la memoria es selectiva. 

Mientras a otras personas se les conceden sus milagros sin problemas, este nunca sucedió y Fernando, después de poco más de dos años en estado vegetativo y porque dejaron de alimentarlo (por su bien, porque ya le estaban dando muchas convulsiones), dejó de existir. Ahora su cuerpo permanecerá 3 días en refrigeración (por razones místicas) y después se velará de cuerpo presente, tras lo cual será cremado. Y todo por no usar casco. Descanse en paz.

Don Julio murió un domingo en su casa. Como no había certificado de defunción ni papelería que acreditara su deceso, ninguna funeraria de renombre se pudo hacer cargo de los servicios. Laura, su cuñada, encuentra en la sección amarilla una funeraria que sí se hará cargo del difunto y es así como Don Julio queda en manos de Joaquín, que les saca un montón de dinero para trámites y mordidas y al final ni lo incinera porque sus planes son vender el cuerpo a unos estudiantes de medicina y él entrega a la familia las cenizas de dos perros en celo que por estar pegados no pudieron evitar el garrote vil.

Cuando su sobrino Carlos descubre la transa va y se roba el cadáver y desde allí en lugar del descanso eterno, lo que consigue el tío Julio es un viaje interminable lleno de aventuras.

Como los caminos de Dios son tan misteriosos como inescrutables, la pérdida de un ser querido puede significar el encuentro inesperado con alguien significativo y entre tanto ir y venir a la funeraria, Carlos conoce a Ana, la hija de Joaquín, quien además de interés amoroso, podría ser la solución a sus problemas...