Tuesday, May 20, 2014

The little rascals save the day (2014)

La pandilla de los pilluelos podrán haber salvado el día, pero no salvaron la película!

Y quienes hicieron el doblaje menos!

Los entrañables personajes que hicieran de las delicias del público en los años 20s y lo han seguido haciendo hasta hoy con sus miles de seguidores, deben sentirse defraudados con este video, que carece de trama y de actuación.

A los niños se les podría disculpar su falta de experiencia, pero a los adultos no, y aunque anden ahí varios de renombre, entre ellos Doris Roberts como la abuela Larson, la película no levanta el vuelo.

Ahora ellos se reúnen en ''la casa del árbol'' situada tras el negocio de pasteles de la abuela de uno de ellos que nunca dicen de quien es. Allí ensayan porque buscan entrar a un concurso de talento. Anda con ellos una Mary Ann que antes no existía y Alfalfa sigue tras Darla y Waldo tras ella. Aparecen también Butch y Woim.

Una parte muy rellenadora en el guión es el asunto amoroso entre el policía y la maestra de los chiquillos, la Srita Crabtree, pero a la vez lo usan como excusa porque las travesuras de los pilluelos le echan a él todo a perder y anda proponiéndole matrimonio a la educatriz. En una de esas hasta queda encajado en un poste lastimándose la entrepierna. Otro momento muy desagradable (o quizás a los niños eso les haga gracia), es el personaje de Sergio, el coreógrafo, más amanerado que el criado en LA JAULA DE LAS LOCAS y con las uñas pintadas de verde.

Hay varias contrapciones de esas que usaba Buster Keaton donde al jalar una manivela funcionaban miles de cosas pero nunca nos dicen que pasó con la mujer que quería un pastel de hojas rojas para antes de las 5 de la tarde.

No es mágica ni es evocadora, es más bien aburrida. Después de lo que a mí me parecía ya una eternidad miré el reloj y aún faltaba MEDIA HORA!! Y eso nuez nada, el doblaje en español también está del nabo, con voces desconocidas que se escuchan poco profesionales.
Drew Justice, el niño que interpreta a Alfalfa, me recordó mucho a Dylan Barker...