Wednesday, May 14, 2014

Mongol (2007)

Los mongoles tenían fama de sanguinarios y en este tiempo prevalecía la ley del más fuerte. Y los más fuertes eran Temudgin y Jamukha.

Temudgin, quien con el tiempo llegaría a ser el rey Genghis, nació en 1162. En el año de la rata negra, cuando ya tenía casi 10, su padre lo lleva con los Merkits a que elija la que será su esposa. Pero tiene que tener la cara plana y los ojos chiquitos, porque si los tiene grandes se le mete el diablo y se vuelve loca. Ah! Y que tenga piernas fuertes para que te haga feliz.

Lo que el padre de Temudgin no sabía, es que el chamaco ya había estado platicando con Borte, una niña mayor que él que le sugirió la eligiera a ella.
Y el Temudgin hace como que las revisa a todas, pero al final se queda con ella, y le promete regresar en 5 años para llevársela con él.

El hombre dispone y su Dios Tengri dispone, en el camino de regreso su padre muere y otros mongoles despiadados saquean su villa matando a casi todos los hombres, pues a pesar de lo sangrientos que eran, tenían algo de ética y no mataban ni mujeres ni niños.
Fue así que la vida de Temudgin fue perdonada, pero como era retobón, el jefe del clan prometió regresar a matarlo cuando fuera más grandecito. Si no te mato yo primero! le dijo el niño, como el de la canica.

Y regresaron en invierno y el guerco no había crecido nada, pero como era rebelde y el odio había anidado en su alma, se les puso al tú por tú y lo tuvieron que amarrar con un gran trozo de madera al cuello para que activara un molino que preparaba lodo para hacer adobes. Cansado estaba de dar vueltas y una noche se escapó con todo y el yugo, que era pesado y el hielo delgado, y cae al agua helada. Pero otros muchachos como de su edad que andaban por allí esa noche lo salvaron y en agradecimiento se hicieron hermanos de sangre, hiriéndose y bebiendo la sangre uno del otro.

Pasó el tiempo y nunca fue por su novia. Primero tienen que tener un caballo, le dijeron, si no, de que vale que tengas mujer? Ya en 1186, año del caballo de fuego, lo volvieron a agarrar quienes le habían prometido matarle y le volvieron a poner el yugo en el cuello y se les volvió a escapar. 

Encontró a Jamukha, su hermano de sangre, y juntos fueron por Borte, pero como la oferta seguramente había caducado ya no se la querian dar y se armó la batalla. Ganaron y se trajeron a la muchacha y un cuantioso botín, pero Temudgin no era codicioso y repartió su parte con los soldados, quienes al amanecer se fueron con él y su hermano se molestó. Se declaró la guerra entre ellos y Temudgin fue vendido como esclavo al Rey de Tangut, quien lo encarceló temiendo que la profecía del monje fuera cierta, pues le advirtió que no lo comprara, que en él veía mucho odio y resentimiento y si se escapaba, arrasaría con todo!

Pues se escapó, se reunió con su mujer y sus hijos, fue a la montaña sagrada a pedir ayuda a su Dios y ahí decidió que los mongoles debían estar unificados y dejar de matarse entre ellos. Luchó contra Jamukha, que se había convertido en el rival más fuerte y tras esa pelea, se convirtió en la figura de todos conocida, Genghis Khan.