Wednesday, April 23, 2014

The conspiracy (2012)

Desde que la bruja Blair abandonó el género del terror para adentrarse en otros terrenos, empezaron a aparecer estos ''documentales'' supuestamente verídicos pero que en realidad son fruto de la imaginación de los escritores, en este caso, del director MacBride.

La historia empieza girando en torno a Terrence G, alias el T-Rex, un hombre que se ha dedicado gran parte de su vida a recortar notas del periódico que él considera relevantes e hilvanarlas unas a otras pues considera que todas tienen algo en común. Las pega a la pared (y a un biombo que después se lleva a la calle donde grita a los cuatro vientos sus ideas con un altavoz) y ahí hace sus deducciones y saca sus conclusiones.

Los ''directores'' del documental se aproximan a él para que sea la pieza principal de este engranaje, pero un día, el hombre se desvanece de la faz de la tierra. Uno de los muchachos visita el apartamento abandonado porque la rentera amenaza con echar todo al tambo de la basura, pero él rescata los recortes y los organiza en su pared, y es ahí donde descubre un lazo entre varios recortes y un artículo de la revista TIME, que indican que antes de cada evento importante que ha sacudido a la nación, un grupo denominado Tarsus, ha reunido a sus miembros para dialogar. ¿Coincidencia o destino?

Poco a poco se van adentrando en la secrecía de este grupo, contactan al escritor del artículo, alguien los intimida y después entran, roban y destruyen algunas cosas suyas en su apartamento, etc. Cuando uno de ellos por fin logra infiltrarse a la cofradía, pone en riesgo su vida si es descubierto, lo que podría traer ''trágicas'' consecuencias.