Thursday, April 03, 2014

Los amantes pasajeros (2013)

El caso Almodóvar es uno muy complejo.

Desde sus inicios vimos en él, erróneamente, a un director que debía quedarse en el género de la comedia negra. Como era lo único que había hecho y lo estaba haciendo bien, creímos que no se aventuraría a pisar otros terrenos.
Pero lo hizo, y desde entonces ha dividido al público en dos, en quienes lo siguen fielmente haga lo que haga y en quienes salen frustrados del cine por sus altas expectativas.

Yo no sé de que grupo soy, porque de repente me gusta mucho algo suyo y de repente no, o no tanto. Yo creo que él tiene derecho a hacer lo que él quiera y nosotros de aceptarlo o no.
Después de LA PIEL QUE HABITO yo esperaba la comedia de los vampiros que trabajan en el banco de sangre. De esta, se escuchó mucho desde su estreno y a mí me dió mucha curiosidad verla. Como fan del Almodóvar ochentero, esperaba esa comedia loca de vivos colores y personajes estrambóticos que ya extrañábamos. 
Pues no, aunque utilizó ingredientes y recicló detalles, me gustó, pero sentí como que le faltaba algo. Algo como un personaje central que entrara al gusto del público como le sucedió a Carmen Maura después de MUJERES AL BORDE

Aquí hay un avión cuya tripulación de servicio es mayormente homosexual, entre los pasajeros de 1a. clase están el galán de cine que vuelve literalmente, locas a las mujeres, una madame que dice tener videos de todos sus clientes y por lo mismo los tiene agarrados de los cojones, una vidente virgen, una pareja de recién casados, un asesino a sueldo y un ex-piloto corrupto. También está el teléfono público que se escucha en tooodo el avión. En tierra, está la portera a la que le caen cosas a la cabeza, una suicida (Paz Vega irreconocible!), y cosas por el estilo. 

Es graciosa y con una trama original, tiene la famosa escena de violación por parte de una mujer hacia un hombre inconsciente (Kika en reversa), pero para mi gusto, como que le faltó punch. Los personajes de Carlos Areces, Raúl Arévalo y Javier Cámara están bordados a mano, pero quizás como son tres y se reparte entre ellos el protagonismo, se siente que les falta contrapeso. 
Entretenida sí es y ojalá que la que siga sea mejor, más loca y divertida!