Saturday, February 08, 2014

Retornados (2013)

No son zombies, son retornados.

En este mundo post-apocalíptico, han sucedido dos epidemias que provocaron la aparición de zombies. De la primera se lograron cultivar proteínas naturales extraídas de la médula raquídea de un zombie muerto y con ello, aplicada a tiempo, se logró reducir la zombificación en nuevas personas. Sin embargo, por accidentes o descuidos de algunos retornados llegó la segunda epidemia.
Cuando el proceso apenas inicia es fácil controlarlo y volver a la gente a su estado normal. Sólo que ahora se les llama ''retornados''.

Parece que eso ya no es un problema, verdad?
Pues sí lo es, porque la mayoría de la población, que nunca está contenta con nada, no desean que el dinero que pagan en impuestos sea utilizado en salvar y preservar la vida de estos seres, quienes deben medicarse de por vida para no recaer. Ellos alegan que además del uso de recursos, hay quienes no siguen al pie de la letra las instrucciones del médico y al saltarse una dosis o tomarse dos juntas recaen y eso nos pone en riesgo a todos.

Los activistas en contra de los retornados inician una cacería de brujas cuando van encapuchados al hospital y roban datos confidenciales para después ir casa por casa buscándolos e incluso enviar patrullas y hasta soldados para que no escapen.

Y es que como ya casi nadie muere por zombificación, la proteína natural escasea para quienes la necesiten y la proteína sintética no ha sido aprobada por la FDA.

¿Qué pasará cuando ya no haya nada con qué inyectar a quienes empiecen a convulsionarse? ¿Los dejarán morir para aprovechar su antígeno natural en otras personas?