Monday, January 06, 2014

Las brujas de Zugarramurdi (2013)


Primero te agarra el cariño y el respeto que le tengas al director basado en otras cosas suyas. Después lo inusual (para algunos) que pudiera ser el título, y después llegan las sorpresas en cascada. Terele, Maura, Lang, el asunto del robo de los anillos, la huída a Francia, la custodia del niño, el aquelarre y la diosa, etc. 

La guerra de los sexos vista a través de padres divorciados y criminales, hombres con mujeres fogosas y exigentes, madres y policías en busca de niños que pudieran estar en peligro, brujas cuyos oráculos predijeron la llegada del elegido a su pueblo, y otras cosas más.

Y es que José (Hugo Silva) tenía a su hijo este fin de semana precisamente cuando él y sus compinches darían el golpe a la casa de empeño (disfrazados de estatua viviente de Jesucristo en color plata, soldadito de plástico, hombre invisible, etc). Y bueno, pues se llevan al niño. Roban los anillos de oro que incontables maridos y mujeres insatisfechos han decidido deshacerse de ellos por angas o por mangas y como no siempre los planes salen como uno los planea, la policía les pisa los talones.
Llama la madre para saber si su hijo ha hecho la tarea y ha comido algo, el niño en su inocencia le dice que ni una cosa ni la otra y la madre se preocupa. Después se entera de lo del asalto y cuando reporta el hecho a las autoridades, como tampoco confían en ella, la siguen.
Los maleantes al principio quieren huir a México, hacia donde huyen todos en las películas, pero como el taxi secuestrado no es anfibio, tienen que conformarse con cruzar la frontera más cercana, la de Francia. Pero para eso habrá que atravesar el pueblito de Zugarramurdi, famoso por sus brujas y sus aquelarres.
Y ahí es donde se arma todo el despelote, porque llegan a comerse un caldito a un establecimiento perdido en medio de la nada, los ve la bruja mayor que es Maritxu (Terele), recuerda la profecía que hablaba de un niño al que deberían comerse en un gran festín, empieza a lamerse los labios, el taxista usa el baño y jura que de debajo del inodoro alguien lo observaba, salen huyendo, más adelante atropellan a Maritxu quien de pronto desaparece, llega su hija Gracia (Maura) buscándola y ellos no le dan razón, les pide un aventón que le dan a regañadientes y es hasta que ven a la hija de Gracia, Eva (Lang) que deciden que por ella hasta se quedarían allí un fin de semana!
Peeeero, se les pierde el niño (Maritxu lo estaba ya rostizando), en lo que lo buscan y lo encuentran llegan miles de brujas de todas partes a celebrar el festín, llegan también la madre y los policías, Eva se redime ayudando a José pues se ha enammorado de él, encuentran a LuisMi, hermano de ella que estaba enclaustrado y que era quien espiaba en el baño de la hostería, llega la Diosa enorme y chichonona a devorar al niño y aquello se vuelve un caos!

El final vale más no contarlo porque es de antología, pero la comedia me pareció original y graciosa, con punzantes comentarios contra hombres y mujeres por igual que le dieron más sabor a todo. Y sí, habría sido mejor no robarse los anillos, pues ellos traían consigo años y años de infelicidad y sufrimiento, frustraciones y desavenencias, y todo eso, no puede resultar en nada bueno!