Monday, January 28, 2013

° Una mujer en la calle (1955)

Doña Prudencia Grifell vivía con sus estrictas hermanas (nadamás faltaba que su mamá no viviera con ellas por estar cuidando a su abuelita) pero desde su ventana veía la vida pasar y se inventaba una y mil historias al ver a la gente por la calle, y a las mujeres que vendían caro su amor en las esquinas...

Entre ellas estaba Marga López, quien cansada de los golpes y maltratos de Raúl Ramírez, decide aceptar la invitación de su nueva amiga y de pasada que la pinte. Porque a Doña Prudencia le gustaba la pintura, o el olor a thinner, no sé, el caso es que para cuando llega Marga dispuesta a posar, ya el boceto está hecho, y con la misma ropa que ese día traería puesta la modelo!! Háblenme de premoniciones!!


Hoy es el cumpleaños del Sr Raúl Ramírez y le deseamos muchas felicidades!