Thursday, January 24, 2013

° La cage aux folles

A la memoria de Michel Serrault (1928-2007), quien nació un día como hoy.

Aunque las partes 2 y 3 hayan sido el resultado del éxito de la primera, y por lo mismo parecen más sacadas de la manga que espontáneas, las tres cuentan historias divertidas de asuntos serios, muy serios...

Yo ví dos de ellas en algún cine de Monterrey, y la tercera en video, pues a cada fecha de estreno se le agregaban alrededor de cinco años para cuando llegaban hasta allá!
Me divirtieron mucho y por eso es que aunque Nathan Lane sea un gran comediante y yo lo prefiera a Robin Williams, no me hizo ninguna gracia verlos en la segunda versión, hecha quesque para que nadie tuviera que leer subtítulos! ¿Saben qué? Hay quienes sí podemos leer subtitulos* y tener tiempo de ver lo que sucede tras ellos! Dejen las cosas en paz, por favor!

En 1978 conocemos la historia de Renato y Albin, una pareja de homosexuales maduros quienes viven arriba de su centro nocturno. Allí mismo trabajan, uno como administrador y el otro como artista, bajo el nombre de ZaZa. Toda esa armonía, interrumpida constantemente por los arrebatos emocionales de la temperamental artista, se vendrá abajo por completo cuando el hijo de Renato, producto de una seducción en su pasado, anuncie que está próximo a casarse con la hija de un político importante y nadie debe saber nada de ellos, que pueda ser utilizado por la prensa en contra de la campaña de su futuro suegro, quien busca un hueso en el gobierno. Todo esto asegura casi dos horas de risa loca! Sobre todo cuando al creer que la verdadera madre del muchacho no asistirá a la cena formal, ZaZa la sustituye, sólo para descubrir, al llegar la otra, que ahora tiene dos madres! 


En 1980 vemos como ZaZa Napoli nunca recuperó su autoestima, y para empeorar las cosas, la secuestran, implantan un chip para espiarla y demás barbaridades que sólo harán las cosas más divertidas! En esta secuela, es ella quien se luce, gracias al talento de Michel Serrault.

En 1985 Molinaro cede su lugar a Lautner en una descabellada historia de herencias y casamientos por conveniencia. Resulta que una tía de Albin (ZaZa) ha muerto y como su centro nocturno está en peligro de quiebra, él y Renato necesitan el dinero de la herencia, cuya cláusula es así nomás, que Albin esté casado y tenga un hijo... 
¿Podrá Albin hacer creer a los demás que es heterosexual y que desea casarse con la mujer que ama?

*Mi único problema con los subtítulos es que si aparecen en películas habladas en un idioma que entiendo, mi vista automáticamente trata de leerlos y al hacerlo mientras escucho lo que no estoy leyendo (porque no siempre dicen lo mismo), me resulta muy confuso y por lo mismo distrayente. Puedo, pero batallo...