Friday, January 11, 2013

° El escapulario (1968)

Esta película la he visto solamente dos veces en toda mi vida y necesito verla de nuevo ahora que ha llegado a ser clásica. Es de las que merecen ser vistas más de una vez.

Cuando la pasaban por televisión no nos dejaban verla quesque porque era de terror y luego nos daban pesadillas. Y bien que nos la pasábamos antes de tener tele cuando después del cuento de Chabelo en el radio, a oscuras, nos gustaba que nos contaran historias de terror como la del enrabiado, la mano pachona, el diablo en la cruz del camino, mientras veíamos las lucecitas rojas del cigarro de quienes fumaban.

Total, que en una de esas nos la ingeniamos para ver la película y nada, resultó que más que terror debe haber sido de suspenso, porque nosotros no sentimos ni miedo ni nada.
Todo estaba muy oscuro y una señora se estaba muriendo y qué allá viene el padre, y que el escapulario, que uno de sus hijos era soldado y nunca pasaba nada! Nada que nos erizara los pelos, o algo!

Cuando la volví a ver, casi 20 años después ya le fuí agarrando mejor la onda, pero nunca está de más darle una tercera pasada a ver si se me escapó algo.
Como en mi casa nadie era católico, yo desconocía por completo el significado de la palabra escapulario, y dada la mala resolución de la pantalla a blanco y negro nunca pude ver exactamente qué era, oía decir que era muy milagroso, que había salvado la vida de varias personas, etc. pero a la vez tenía algo de perverso, porque si no creían en su poder la gente moría... algo así...yo me imaginaba que sería así como una bolsita con jareta donde se guardaba algún incienso o algo...
Hasta mucho tiempo después, cuando se pusieron de moda traerlos hasta como pulseritas fué que ví uno y me pareció gracioso. Pero ni como curiosidad me dieron ganas de conseguirlo.
Aqui el Sr Enrique Aguilar, que hoy cumpliría años, interpreta al joven párroco que visita a la moribunda para darle santos óleos.
Aguilar (1935-1971) murió tras un infortunado accidente con un arma que se le disparó a una jovencita que estaba muy cerca de él.