Wednesday, August 13, 2014

La malquerida (1949)

En la Hacienda del Soto viven Raimunda (del Río) y su marido Esteban (Armendáriz), con la hija de ella, Acacia (Domínguez).


Acacia siente un gran odio por el hombre que según ella, ha venido a suplantar a su padre, pero las razones de su madre son justificadas, pues dos mujeres solas, jamás hubieran podido seguir con la Hacienda y con todo lo que representa.

El padrastro guarda en secreto una profunda obsesión por la hermosa jovencita, y dedica todo su esfuerzo para alejar a cuanto pretendiente se le acerca.

Y todo el amor que pueden sentir la pareja unida por Dios y las leyes, no se compara con el desprecio de Acacia por su nuevo padre. El resentimiento crece a cada instante al ver a su madre feliz, pues cree que ha olvidado a su primer amor. Esteban, en cambio, empieza a sentir una gran atracción hacia su hijastra, que crece a cada instante al ver a su mujer, dividida entre el amor y el odio. Las cosas escalan al grado que Esteban, en un arranque de celos, intenta acabar con el prometido de Acacia y quitar así todo lo que estorbe en su relación.

Cuando ya las cosas han llegado hasta un punto en el que nadie puede soportarlas, la joven, por odio, capricho, y con el único deseo de ver a su madre sin el hombre que es su único apoyo, huye con él, lo que acarrea trágicas consecuencias.

Malquerida la nombran en el corrido que se entona en las cantinas, donde se dice también que quien se llegue a fijar en ella, es porque no valora su vida.

Elegí esta película hoy que dejó de existir la actriz Columba Domínguez, pues es la primera que ví donde aparecía ella y aún recuerdo la impresión que dejó en mi.
Con ella parten también Robin Williams y Lauren Bacall. Serán siempre recordados.