Monday, November 26, 2012

> Breve cronología del Cine en Cuba (1897-1959)

Día del cine


Desde el nacimiento del cine a finales de 1800, cada país lo ha desarrollado de manera única y gracias a estos documentales del Sr Amado Cabezas Sánz, de CAMINANDO EN EL TIEMPO, he descubierto joyas cinematográficas increíbles de ese, su país natal.


CINE SILENTE
Nace en 1897 gracias al director Gabriel Veyre, representante de la casa Lumiére, quien acompañado de la actriz María Duvall, filma durante minuto y medio las maniobras de unos bomberos, convirtiéndose ese en el primer corto cubano de su historia, ''SIMULACRO DE INCENDIO''.
9 años después nace el cine formalmente bajo la mano de Enrique Díaz Quesada, y para 1910 ya se habían realizado 9 cortometrajes:
El parque palatino, La Habana, Un duelo a orilla del almendares, un turista en la Habana, Festejos de la Virgen de la Caridad, el cabildo de Doña Romualda (primer corto con argumento), criminal por obsecación y Juan José, ambas más largas que las anteriores y gracias a las cuales fué posible abrir el primer cinematógrafo por parte de Díaz Quesada en sociedad con Santos y Artigas.
En 1913 se filma (durante seis meses) el primer largometraje cubano titulado MANUEL GARCIA, EL REY DE LOS CAMPOS DE CUBA, basado en una novela de Federico Villot.
En 1920, tras el declive de la productora Santos y Artigas, nace GoldenSun Pictures y más tarde se inauguran los laboratorios cinematográficos OK y Panamerican Pictures Co.
A principios de 1927 llega el cine sonoro que utilizaba el sistema Vitaphone mientras en Cuba se sigue filmando sin sonido, lo cual no impide que haya éxitos de taquilla como lo fue en 1930 LA VIRGEN DE LA CARIDAD de Ramón Peón.


CINE SONORO
A principios de los años 30s se realiza un corto musical titulado MARACAS Y BONGÓS, y es hasta 1937 que se filma la primer película con sonido, titulada LA SERPIENTE ROJA y en ese mismo año que se estrena la primera animación sonora, NAPOLEON, EL FARAON DE LOS SINSABORES
El año siguiente inicia el boom del cine, abriendo las puertas a actores y actrices extranjeros, pero es a principios de los años 40s que se formaliza la unión cinematográfica entre México y Cuba, con el director Juan Orol al frente. A pesar de ello y de ser anfitrión de películas norteamericanas, el cine cubano parece no avanzar, aunque a finales de los 40s y principios de los 50s, se realizan algunas películas de gran calidad, y se inauguran los Estudios Nacional Alonso lo que lo ubica en otro nivel.