Friday, September 07, 2012

Un día de vida (1950)

Esta película la recomendó hace varios días el amigo Roberto (pistolerosfamosos.com) y aunque por razones varias se me estaba pasando verla, ayer que me llamó me lo recordó y hoy pude verla por primera vez.

Es en realidad una excelente película, hecha con sentimiento, con toda la mano, acerca del amor a la patria, sí, esa a la que muchos ignoramos y es hasta que estamos lejos de ella que la recordamos con nostalgia y empezamos a alabarla y gritar a los cuatro vientos lo maravillosa que es.

Yo lo llamo el síndrome de Salma Hayek, pues en una entrevista dijo que a pesar de amar a México, fué hasta que estuvo viviendo en California como ilegal (a saber si será cierto o lo dice para congraciarse con quienes sí lo son) que entendió lo maravilloso que era su país y lo equivocados que están quienes tienen una idea errónea acerca de él. Entonces, según ella, se dedicó a pregonar la verdad del México que ella amaba... será el sereno, pero es cierto. A mí me pasa, cuando alguien dice, por ejemplo, que en México el picadillo lleva pasas, yo les digo que no, que lo que lleva pasas es la sopa de pan; y es que desde hace tanto tiempo que se ha venido distorsionando la imagen de México en tantos aspectos, que hay que empezar a desmitificar todas esas ideas que la gente que no lo conoce, tiene acerca de él.

Bueno, pues, yo ignoro si el personaje de Lucio Reyes (Roberto Cañedo) es ficticio o en realidad existió, pero aquí es un revolucionario cuyas ideas (especialmente la que rodea al cobarde asesinato de Zapata) han hecho que el gobierno lo considere su enemigo y esté esperando ser fusilado. Nada menos que por quien se crió junto a él como un hermano, y que es quien ahora trata por todos los medios de salvarlo.

La historia empieza con la llegada de Belén Martí (Domínguez) al Hotel Iturbide, donde es atendida por Don Manuel Ignacio Landa y Márquez del Toro Bravo, hombre de rancio abolengo que se ha visto obligado A TRABAJAR por causa de la política actual que ha despojado a muchos como él, de sus propiedades, y quien da gracias al cielo que Emiliano Zapata, haya sido asesinado.
Belén es una joven escritora que ha viajado desde La Habana, Cuba con la idea de conocer el México del que le hablaron sus padres, su gente y sus creencias, y cuando se entera de la historia de Lucio Reyes, decide entrevistarlo pues nace en ella una admiración a sus ideales, pocas veces vistos en esta época.
El acceso a la prisión donde él espera su destino le es negado, pero Pomposo (Arozamena) la lleva a visitar a Mamá Juanita (Revueltas) quien está a escasos 45 minutos, en Cieneguillas, allí cerca de las pirámides de Teotihuacán.
Conociendo a Mamá Juanita Belén conocerá a Lucio, pues ignora si podrá verlo antes de que él sea fusilado. Allí se entera de que todos los hombres de la familia han muerto por la patria, y ella tiene un pequeño arcón lleno de medallas y condecoraciones a su valentía.
Así murió Don Genaro Reyes, el padre, y Ramón, Alfonso, Rafael, Gonzalo, sus hijos.

El primer nudo en la garganta se forma cuando llega Lucio a ver a su madre, inesperadamente y gracias a un permiso especial conseguido por Felipe Gómez (Fernando Fernández) pues es 24 de junio y ni Lucio ni él pueden faltar en la celebración de su santo, y cantarle ''las mañanitas''.

En esa mañana de celebración que llena de amargura el corazón de quienes saben lo que pasará a la mañana siguiente, se conocen Lucio y Belén, y de inmediato se enamoran. Ella trata de huir evitando un dolor mayor, pero él le explica que no hay problema, su destino está trazado y no hay poder humano que lo haga a él cambiar de opinión. Primero muerto que vivir exiliado o huyendo, pues no hay mayor cobardía que vivir negando una convicción como la suya.

El segundo nudo en la gargante se forma cuando Mamá Juanita se aproxima a Felipe y le pregunta si ya se puede llevar a su hijo, mientras a lo lejos se escucha el inconsolable llanto de Belén.
La película, cargada de dramatismo, está tan bien hecha que nos hace sentir lo que sienten quienes vemos frente a nosotros. Sentimos la desesperación de Pomposo quien daría su misma vida a cambio de la de Lucio; la resignación de una madre a la que ya no queda nada más que el orgullo de dar a su último hijo a cambio de una patria mejor; el dolor de Belén quien conoció el amor para perderlo el mismo día, todo, todo encaja y todo está donde debe estar, la música entra cuando debe entrar y ni un segundo antes, y todo forma parte de un todo que es una película tremenda!

No en balde causó furor en Yugoslavia desde su estreno y hasta bien entrados los años sesentas, no en balde su filmoteca tiene una copia del negativo original y México no, que a saber si fué destruído accidentalmente en el incendio de la Cineteca en 1982 o alguien ''hizo el favor'' de desaparecerla por su temática ''antipatriótica''.
No en balde el tema de ''Las mañanitas'' se conoce como ''Mama Huanita'' y ha sido traducido e interpretado por los mejores músicos en ese país.
La película es una joya que pocos mexicanos (yo incluído, hasta hoy) desconocemos y que en otros países es merecidamente valorada... Gracias Roberto!

Puede verse aquí con subtítulos en croata.