Friday, March 09, 2012

Hugo (2011)

Bueno, como que esta sí se merecía sus 11 Oscares, aunque sólo ganó 5, pues el resto se los llevó EL ARTISTA, que según es una película muda, cuando en realidad no lo es porque al final hablan. Según mi consideración, estuvo buena pero no era para tanto... 


Scorsese, en cambio, inspirándose en su propia experiencia, apoyado en la 3a dimensión, contó una historia bastante inusual en él. Trataba a grandes rasgos del director francés Georges Méliès, pero vista a través de un personaje ficticio llamado Hugo Cabret, que es quien lleva la trama a cuestas.
La película es fantástica, irreal y hechizante.
Sus dos horas y seis minutos parecen cortas cuando vemos desarrollar las escenas.
Cuando Hugo nació, Méliès ya llevaba haciendo cine más de 18 años. Su padre, de oficio relojero lo llevaba al cine en sus ratos libres, porque en los ocupados se entretenía reparando un robot que supuestamente podía escribir. Trágicamente, Hugo queda huérfano un día y cuando su tío viene a recogerlo para que vaya a dar al orfelinato, él se lleva al robot, pues cree que si lo repara y vuelve a escribir, le dará un mensaje de su padre.
Su tío, era el encargado del mantenimiento de los relojes en una estación de tren, así que Hugo aprende el oficio, pero cuando su tío un día no regresa, se las tiene que arreglar para sobrevivir, robando alimentos y de vez en cuando piezas metálicas que necesita para su robot.
Así es que conoce (sin saber de quien se trata) a Méliès, pues éste tiene una tiendita donde compone juguetes. Como Méliès sospecha de él, por su apariencia andrajosa, le acusa de ser un ladrón y llama al Inspector (Baron Cohen en un papel muy interesante). Hugo logra escapar, pero Méliès le quita su cuadernito, y como allí tiene diagramas de cómo reparar al robot, regresa otro día para que se lo devuelva.
Total que para no hacer el cuento largo, cuando cree que su cuadernito ha sido destruido, Hugo sigue a Méliès hasta su casa y allí conoce a Isabel, su nieta, quien será desde hoy su aliada y juntos descubren el misterio del robot, su abuelo y muchas cosas que terminan en un final feliz, hasta para el inspector, quien sufría de una pierna y debía usar unos herrajes para poder caminar...
Excelente adaptación de la novela La invención de Hugo Cabret de Brian Selznick.