Friday, March 09, 2012

El cine, una de las artes más manoseadas

No sé en que orden estén clasificadas las bellas artes, pero el cine, que es la séptima, es la que todo mundo viola, mutila y adultera a voluntad.
La arquitectura sufre cambios únicamente cuando es absolutamente necesario, quizás debido a algún desastre natural o como protección al medio ambiente. 
La danza es efímera e irrepetible y por lo mismo es interpretada de forma diferente las mismas veces que se ejecuta.
La escultura y la pintura no pueden ser copiadas (excepto por los museos, quienes deben muchas veces exponer copias autorizadas mientras preservan lo originales).
La música no puede ser plagiada, y hay hasta ciertas notas y acordes en que puede parecerse, pero después de eso, se considera plagio, al igual que
la literatura, cuyos plagios han sido pocos y notorios...


El caso del cine es diferente, pues todo mundo hace lo que le da la gana y todos felices.
De las películas cualquiera puede hacer versiones nuevas peores que las originales, directores se roban pietaje de otras y lo incluyen como suyo, películas originalmente rodadas en ''glorioso'' blanco y negro son colorizadas, películas originalmente rodadas en color son regresadas al blanco y negro, películas pasan de widescreen a fullscreen perdiendo generosas partes a ambos lados, filmotecas enteras descuidadas (explosivos compartían áreas con rollos de películas de material altamente incendiable), los mismos directores han alterado sus obras cambiando armas por radios, salas de cine editan a su antojo por diversas causas, y hasta las televisoras editan no sólo el formato, sino el tiempo, haciéndolas caber en espacios de hasta una hora, Y CON COMERCIALES, etc.
El cine ha pasado por muchos cambios, vejaciones e injusticias y por alguna razón las obras no están debidamente protegidas. Con eso de que ''los nombres pueden registrarse pero las ideas no'' o sea que si tú haces una silla yo puedo hacer un sillón, y hazle como quieras...
Obras clásicas de la cinematografía mundial, como EL ANGEL AZUL, SANTA, LA MUJER DEL PUERTO, por decir algunas, han sufrido del síndrome del refrito, y de un refrito innecesario, porque qué necesidad había de volver a hacer y hacer y volver a hacer la misma película a través del tiempo? ¿Ya no hay ideas originales para escribir guiones?
¿Que es para las nuevas generaciones? Si las ''nuevas generaciones'' desean disfrutar de una película que vean la original, que para eso fué hecha, para que perdurara a través del tiempo, no para ser reemplazada cada generación...


Mientras algunos directores se rehusaban al cambio en ocasiones obligados por las circunstancias (durante la transición del mudo al sonoro no todos los cines estaban equipados y pasó buen tiempo para que todos filmaran con sonido) y otras por su propia mentalidad (muchos directores sencillamente no aceptaban incluir sonido en sus obras, acostumbrados al silencio, rechazando incluso el color, cuando llegó el tiempo de utilizarlo), otros eran censurados, sus obras destruidas, recuperadas, sustituyendo película por diapositivas, etc.
Entiendo que de una obra escrita cada quien desarrolle una idea propia y que de una novela puedan hacerse 10 películas similares aunque diferentes, dependiendo de quien las haga, pero yo creo que debería haber límites. Que la Industria cinematográfica restringiera a sus realizadores y que así como a un médico le retiran su licencia cuando comete un error fatal, por accidente o a propósito, que a los directores también se les prohibiera filmar si lo que van a hacer va en detrimento del arte que se supone debe ser el cine, antes de que deje de serlo y se convierta en una expresión como hay tantas otras. Ah! Y que también las Empresas de televisión recibieran su reprimenda al trasmitir cortos y mediometrajes, originalmente rodados con una duración de más de hora y media...
Y yo ya estoy haciendo mi lista...