Wednesday, November 09, 2011

Clive Barker's Haeckel's tale (2006)

El cuento de Haeckel inicia con un hombre buscando la ayuda de alguien quien le han dicho tiene el poder de revivir muertos.
La mujer, niega tener tal poder, pero ante la insistencia del joven y enamorado viudo, ella le dice mira, te voy a contar una historia, y si después de escucharla, aún insistes en traer a tu mujer de regreso, te lo concederé. No hay poder más grande que el amor y si tu amor es tan grande como crees que es, mereces vivir a su lado.


Pues bien. La historia trata de Haeckel, un joven convencido de que eso de 'levanta muertos' es sólo un caldo mexicano y que si Dios da vida sólo él puede quitarla y nadie debería tratar de contrarrestar esos asuntos. Entonces es testigo de un intento Frankensteinoide donde al aplicar el voltaje la mujer remuere requemada y después de otro saltimbanqui que según él, revive a un perro que se había encontrado atropellado en el camino, lo malo del método número dos es que cuando el animal o la persona reviven, lo hacen en calidad de monstruo, zombie, todo menos como cuando vivían la primera vez. Y así, va a dar con un matrimonio muy singular, donde el marido de una joven y bella mujercita sabiendo que ella no podía olvidar a su anterior marido muerto, contrata los servicios del Mago/brujo y le concede a su mujer el placer, sí, el placer, porque ella ahora podrá acostarse con los dos, el muerto, o mejor dicho, el revivido y con el vivo, de devolverle el amor de su vida. Qué tan grande no será el amor de este hombre por su mujer que le permite seguir amando al cadáver de su primer marido? Pero lo malo no es sólo eso, sino que ahora Haeckel también ha entrado a la ecuación y se ha enamorado de la chica, quien se ve que con su belleza arrasa parejo con vivos y muertos, jóvenes y viejos... Total, para no hacer el cuento largo, que tratando de interrumpir una encerrona sexual zombiesca donde la única viva es la muchacha (y vaya que es viva, pero del verbo qué lista mi comadre!), los celos causan una triple tragedia.
La chica resulta embarazada y ahora deberá cuidar de su bebé, pero ya no sólo tiene marido y ex-marido, sino que ha añadido a su futuro marido. Como Doña Flor, pero con tres en lugar de dos. 
Y aqui acaba la historia de horror, que al final hace que el enamorado y joven viudo desista de su idea macabrona y mejor deje a su mujer en paz, en el reino de las tinieblas, porque con el reguero de carne putrefacta y sanguinolencias que dejan los zombies por donde van pasando, no se le fuera a caer una oreja a la sopa y entonces sí... caníbal!